Viernes 2 de Febrero de 2017


Central Puerto: Valuación y Análisis del Sector Enegético

El sector de energía eléctrica en Argentina constituye el tercer mercado energético de América Latina, después de Brasil y México.

 

Luego de la Ley de Emergencia Económica Nro. 25.561 sancionada los primeros días del año 2002, con el Gobierno de Néstor Kirchner, se dispuso a “pesificar” las tarifas de los servicios públicos a consecuencia de la crisis más fuerte vivida en el país, las empresas del Sector energético cotizantes en el Mercado de Valores de Argentina, fueron sufriendo reducción en sus ingresos hasta llegar en el año 2011 a situación de “quiebra”, donde el gobierno de turno (Cristina Fernández de Kirchner) volvió a realizar una nueva regulación y decidió subsidiar el costo productivo/operativo de las empresas, manteniendo de esta manera tarifas bajas en relación a los estándares de América Latina. En cuanto a la Balanza Comercial como en el déficit de generación de Energía comenzamos a notar problemas, la falta de inversión y el atrasado esquema tarifario pusieron en una situación de real “Emergencia Económica” la matriz de producción y la necesidad de importar energía. Ante esta situación era previsible una reestructuración sistema de tarifario argentino. Desde el 2016 el ENRE por medio de la Revisión Técnica Integral (R.T.I.) decidió discutir por medio de audiencias públicas un aumento de las tarifas de servicios públicos, las cuales tratarán de liberar todos los subsidios a las compañías de energía eléctrica con un plazo objetivo del 2020, dejando un escenario muy favorables. para las empresas del sector. Este motivo nos lleva a analizar Central Puerto S.A., grupo integrado de empresas dedicadas a la generación y comercialización de energía eléctrica diversificada en términos de tecnologías operadas y posicionamiento geográfico. Esto le permite suministrar energía alcanzando a menor costos distintos nodos de consumo del país, y a su vez mitigar los riesgos asociados a down-time de máquinas por causa de roturas o mantenimiento, así como también reducir la exposición al riesgo hidrológico o de encarecimiento del combustible fósil, sin comprometer significativamente los márgenes y el flujo de efectivo operativo. 

 

El presente informe ha sido elaborado por Mg. Sergio Morales  y Lic. Matías Celasco Correa para Futuro Bursátil S.A. como objeto de estudio teniendo en cuenta la información pública de las compañías y sus títulos corporativos. El mismo no representa una oferta de compra - venta, transacciones y/o ningún tipo de operaciones. 

  

 

Descarga
Research CEPU - Futuro Bursatil
Documento Adobe Acrobat 1.9 MB

Entre la Espada y la Pared: El Futuro del Dólar y la Tasa de Interés.

ARGENTINA - Los fundamentos técnicos sobre los movimientos de la tasa de interés y el tipo de cambio.


Frente al nuevo esquema cambiario (dirty float) y devaluación del peso argentino con respecto al dólar estadounidense, el Banco Central (BCRA) emprendió un proceso de esterilización de la liberación de la paridad cambiaria mediante el alza de la tasa de interés como forma de drenar los pesos de la plaza y así disminuir la demanda de divisas.

Básicamente implementó una política monetaria bajo el enfoque del Modelo IS-MP (Romer: 2000) donde el Banco Central lleva a cabo su política monetaria mediante la modificación de la tasa de interés de corto plazo o de referencia, ajustando la tasa de interés real (r*) en función del producto y la inflación (inflation target). Una desviación del producto reflejado en la tasa nominal (i) genera un cambio en la inflación, esto implica que el Banco Central modifique la tasa de interés real (r*), lo que mueve la curva de la demanda agregada de regreso al equilibrio. Esta simple dinámica permite describir las trayectorias de las principales variables macroeconómicas a partir de la política de shock implementada.

Traducción para los "no economistas": La administración actual del Banco Central de la República Argentina (BCRA), encabezado por el Dr. Federico Sturzenegger, adoptó un modelo monetarista para bajar la inflación como también quitarle presión a la demanda de dólares y no es otra cosa que absorver la circulación de pesos pagando una tasa de interés relativamente alta.

Funciona de manera muy simple, antes de comprar dólares usted hoy prefiere poner el dinero en un plazo fijo o en una Letra del Banco Central conocida como LEBAC que actualmente rinde 27,25 % a 30 días. Esa simple decisión la toma porque sabe que luego de la reciente devaluación es poco probable que vuelva a devaluar la moneda casi un 30 %. Lo que quizás no percibe es que una tasa de interés alta impacta en toda la economía, mediante distintos canales de transmisión, negativamente; a) el costo del capital aumenta (financiamiento de una empresa) por lo tanto disminuye la inversión. b) el consumo disminuye, por la búsqueda de obtención de mayores ingresos. c) Los agentes endeudados pagan mayores tasas de interés (contractivo) y d) Se encarecen las exportaciones producto de una apreciación de la moneda.

 

Conclusión: La tasa de interés alta produjo una subvaluación del dólar (un valor circunstancialmente menor al que debería tener). El problema principal es que, cuando bajen las tasas si no baja acorde a la inflación se producirá una corrida cambiaria y una segunda devaluación, que en definitiva, se trasladará a precios nuevamente. Pero si continúan altas el quiebre de más industrias y una recesión pronunciada es inminente. Entre la espada y la pared.

 * Sergio Morales